Toni Melendez

lunes, 11 de junio de 2007

|
El dinero, la juventud, el poder... son admirados a la par que muchas veces envidiados. Así, contemplamos la fachada y quedamos impresionados por la apariencia. Yo el primero, y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.
Pero cada persona es extraordinaria, única, y a poco que intentemos llegar a su corzón seguro que allí nos podremos reconocer a nosotros mismos.
Toda esta reflexión viene a cuento de un video que quiero compartir con vosotros. Porque, a veces, encuentras personas que sobresalen por encima de las demás, y te hacen recordar lo importante, lo fundamental, que estamos aquí para VIVIR LA VIDA.

3 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo! :

Publicar un comentario