Tres tazas de té. Greg Mortenson y David Oliver Relin

lunes, 25 de enero de 2010

| 0 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo!
Era 1983 y el escalador americano Greg Mortenson descendía del K2 después de haber fracasado en su intento de hacer cumbre. Durante la dura travesía Mortenson fue testigo de primera mano de las duras condiciones de vida de los pakistaníes que viven en estas zonas montañosas y, sobre todo, de la falta de escuelas y educación para los más pequeños.

Un hombre con la fuerza de voluntad suficiente es capaz de cualquier cosa. Y fuerza de voluntad es la que le sobra a Mortenson. Antes de regresar a EE.UU. prometió a los niños de una aislada aldea del norte de Pakistán que volvería para construir una escuela. Y así lo hizo. Pero, además, lo que comenzó como una promesa, poco a poco y después de múltiples problemas, incertidumbres y dificultades (amenazas de muerte, fatuas emitidas por mullahs enfurecidos, incluso un secuestro y largas separaciones de su mujer y sus hijos) se fue convirtiendo en una forma de vida.  Greg Mortenson no sólo se las arregló para recaudar el dinero suficiente para construir una escuela sino que después de un increíble esfuerzo y años de trabajo creó el Central Asia Institute, construyó más y más escuelas y hoy reciben educación en Paquistán y Afganistán más de 24.000 niños.

En este libro, “Tres tazas de té”, Greg Mortenson y el periodista David Oliver Relin nos narran la extraordinaria aventura de un hombre que lo deja todo para dedicar su vida a un propósito: el de llevar la educación a las zonas más remotas de Paquistán y Afganistán. Porque, como nos cuenta Mortenson, "contra el terrorismo y el extremismo no se pude luchar con bombas, con guerras y con destrucción; la mejor medicina contra el integrismo no es otra que la educación y, especialmente, la educación de las niñas".


 “Tres tazas de té es una crítica feroz y muy importante en el momento histórico que vivimos. Los gobiernos de Pakistán y Afganistán están aniquilando el potencial estudiantil de forma masiva. El trabajo que Mortenson realiza dando opción a los estudiantes más pobres de acceder a una educación no partidista está haciendo que a los extremistas de las Madrás les sea mucho más difícil reclutar adeptos.”
Ahmed Rashid, analista de política internacional para The Daily Telegraph, The Washington Post, BBC y CNN.


“La misión de Mortenson es admirable, su convicción inviolable y su territorio exótico.”
The Washington Post


“Una narración estimulante, de un solo protagonista que merece ser considerado un héroe.”
People

Tengo que agradecer a Bloguzz, que me haya proporcionado este extraordinario libro que, sin duda, recomiendo a cualquiera. Greg Mortenson es todo un ejemplo para el mundo occidental y nos ayuda a comprender que el fenómeno del terrorismo y del integrismo del Islam más radical unde sus raíces en la incultura y en la falta de acceso a la educación y a unas mínimas condiciones de vida digna.

Severn Suzuki, la niña ecologista

viernes, 22 de enero de 2010

| 0 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo!
Severn Cullis-Suzuki, natural de Canadá, fundó a los 9 años, mientras asistía a la escuela primaria, la Organización Infantil del Medio Ambiente "Environmental Children's Organization - ECO", junto con un grupo de niños de su colegio.

En 1992 se celebra en Río de Janeiro la Conferencia de Medioambiente y Desarrollo "The Earth Summit", a la que asiste Severn Cullis-Suzuki para pronunciar un discurso que pasaría a la Historia.

Sobra cualquier comentario ante la fuerza de sus palabras cargadas de razón.



Hola, soy Severn Suzuki y represento a ECO (Environmental Children's Organization). Somos un grupo de niños de 12 y 13 años de Canadá intentando lograr un cambio: Vanessa Suttie, Morgan Geisler, Michelle Quigg y yo. Recaudamos nosotros mismos el dinero para venir aquí, a cinco mil millas para decirles a ustedes, adultos, que deben cambiar su forma de actuar. Al venir aquí hoy, no tengo una agenda secreta. Lucho por mi futuro.

Perder mi futuro no es como perder unas elecciones o unos puntos en el mercado de valores. Estoy aquí para hablar en nombre de todas las generaciones por venir. Estoy aquí para hablar en defensa de los niños hambrientos del mundo cuyos lloros siguen sin oírse. Estoy aquí para hablar por los incontables animales que mueren en este planeta porque no les queda ningún lugar adonde ir. No podemos soportar no ser oídos.

Tengo miedo de tomar el sol debido a los agujeros en la capa de ozono. Tengo miedo de respirar el aire porque no sé qué sustancias químicas hay en él. Solía ir a pescar en Vancouver, mi hogar, con mi padre, hasta que hace unos años encontramos un pez con cáncer. Y ahora oímos que los animales y las plantas se extinguen cada día, desvaneciéndose para siempre.

Durante mi vida, he soñado con ver las grandes manadas de animales salvajes y las junglas y bosques repletas de pájaros y mariposas, pero ahora me pregunto si existirán siquiera para que mis hijos los vean.

¿Tuvieron que preguntarse ustedes estas cosas cuando tenían mi edad?

Todo esto ocurre ante nuestros ojos y seguimos actuando como si tuviéramos todo el tiempo que quisiéramos y todas las soluciones. Soy sólo una niña y no tengo soluciones, pero quiero que se den cuenta: ustedes tampoco las tienen.

No saben cómo arreglar los agujeros en nuestra capa de ozono. No saben cómo devolver los salmones a aguas no contaminadas. No saben cómo resucitar un animal extinto. Y no pueden recuperar los bosques que antes crecían donde ahora hay desiertos.

Si no saben cómo arreglarlo, por favor, dejen de romperlo.

Aquí, deben ser delegados de gobiernos, gente de negocios, organizadores, reporteros o políticos, pero en realidad ustedes son madres y padres, hermanos y hermanas, tías y tíos, y todos son hijos.

Aún soy sólo una niña, y sé que todos somos parte de una familia formada por cinco billones de miembros, treinta millones de especies, y todos compartimos el mismo aire, agua y tierra. Las fronteras y los gobiernos nunca cambiarán eso.

Aún soy sólo una niña, y sé que todos estamos juntos en esto y debemos actuar como un único mundo tras un único objetivo.

En mi rabia no estoy ciega, y en mi miedo no estoy asustada de decir al mundo como me siento.

En mi país derrochamos tanto… Compramos y desechamos, compramos y desechamos, y aún así los países del Norte no comparten con los necesitados. Incluso teniendo más que suficiente, tenemos miedo de perder nuestras riquezas si las compartimos.

En Canadá vivimos una vida privilegiada, plena de comida, agua y protección. Tenemos relojes, bicicletas, ordenadores y televisión.

Hace dos días, aquí en Brasil, nos sorprendimos cuando pasamos algún tiempo con unos niños que viven en la calle. Y uno de ellos nos dijo: “Desearía ser rico, y si lo fuera, daría a todos los niños de la calle comida, ropas, medicinas, hogares y amor y afecto”.

Si un niño de la calle que no tiene nada está deseoso de compartir, ¿por qué somos nosotros, que lo tenemos todo, tan codiciosos?

No puedo dejar de pensar que esos niños tienen mi edad, que el lugar donde naces marca una diferencia tremenda. Yo podría ser uno de esos niños que viven en las favellas de Río; podría ser un niño muriéndose de hambre en Somalía; un niño víctima de la guerra en Oriente Medio o mendigo en India.

Aún soy sólo una niña y sé que si todo el dinero gastado en guerras se utilizara para acabar con la pobreza y buscar soluciones medioambientales, la Tierra sería un lugar maravilloso.

En la escuela, incluso en el jardín de infantes, nos enseñan a comportarnos en el mundo. Ustedes nos enseñan a no pelear con otros, a arreglar las cosas, a respetarnos, a enmendar nuestras acciones, a no herir a otras criaturas, a compartir y no ser codiciosos.

¿Entonces por qué salen fuera y se dedican a hacer las cosas que nos dicen que no hagamos?

No olviden por qué asisten a estas conferencias, lo hacen porque nosotros somos sus hijos. Están decidiendo el tipo de mundo en el que creceremos. Los padres deberían poder confortar a sus hijos diciendo: “todo va a salir bien”, “esto no es el fin del mundo” y “lo estamos haciendo lo mejor que podemos”.

Pero no creo que puedan decirnos eso más. ¿Estamos siquiera en su lista de prioridades? Mi padre siempre dice: “Eres lo que haces, no lo que dices”.

Bueno, lo que ustedes hacen me hace llorar por las noches. Ustedes, adultos, dicen que nos quieren. Los desafío: por favor, hagan que sus acciones reflejen sus palabras. Gracias.


Haití devastado por el terremoto, es hora de ayudar

sábado, 16 de enero de 2010

| 0 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo!
Haití, uno de los países más pobres del mundo, acumula en los últimos años toda una serie de catástrofes naturales (huracanes, tormentas, terremotos e inundaciones) que, poco a poco, lo van hundiendo más y más en la miseria.


Hace unos días, un nuevo y terrible terremoto de grado siete en la escala Richter azotó Haití arrasando el país y dejando un espectacular y triste balance: más de 50.000 muertos (estimación por lo bajo), 300.000 personas sin hogar y 2 millones sin alimentos (sgún la ONU).

Un sinfin de empresas, instituciones públicas y privadas, ONG y ciudadanos a título particular, se están movilizando en todo el mundo con el fin de ayudar a la población de Haití, tan necesitada. Cada aportación, por mínima que nos parezca, es importantísima, pues las necesidades de medicinas, hospitales de campaña, mantas, ropa,... son incalculables.

Es hora de ayudar, de aportar nuestro granito de arena para contribuir a aliviar a los haitianos...


    El efecto de 10 drogas al volante

    martes, 12 de enero de 2010

    | 0 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo!
    ¿Cuántas campañas de la D.G.T. necesitaremos para concienciarnos de que es incompatible tomar drogas y a la vez conducir?. Pero no sólo la D.G.T. está detrás de nosotros, echad un vistazo a este video alemán y seréis conscientes de lo que ocurre cuando conducimos drogados.

    Si ya lo dijo Stevie Wonder... "si bebes, no conduzcas".




    No al cierre de webs

    lunes, 11 de enero de 2010

    | 0 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo!
    Yo también me uno al manifiesto "En defensa de los derechos fundamentales en internet", No al cierre de webs.

    Y tambíen en este sentido, muy bueno el trabajo realizado Luthex con la elaboración de la siguiente imagen a propósito de la "ley Sinde":

    Medicina antiestrés II

    jueves, 7 de enero de 2010

    | 0 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo!
    Ya se acabaron las Fiestas Navideñas, y el que más y el que menos ha ganado unos kilitos. Además, con el nuevo año y una vez pasada la fiesta de Reyes todos volvemos a al rutina diara, al trabajo de cada día.

    Pero que nadie se preucupe y, por favor, no caigamos de nuevo en el maldito estrés. Por si acaso, además del famoso medicamento Mesudalapolla 500mg. que ya habíamos presentado por aquí, también podemos optar por el nuevo Keledén 1000mg. El resultado es el mismo, fuera depresiones, problemas laborales, etc, etc.



    ENTRADAS RELACIONADAS
    Medicina antiestrés
    Medicina antiestrés III


    Yo quiero el nuevo teléfono Google Nexus One

    martes, 5 de enero de 2010

    | 0 comentario/s, ¡gracias por dejar el tuyo!
    Google acaba de presentar el Nexus One, el teléfono móvil que tantos rumores y expectación (como todo lo que hace Google) había despertado, y que a Europa llegará de la mano de Vodafone.


    Es un teléfono delgado y de diseño compacto, con una pantalla tactil de 3,7 pulgadas, y monta un procesador Qualcomm Snapdragon de 1 Ghz, tiene 512 MB de memoria ROM y 512 MB de RAM, conexión wi-fi y bluetooth y GPS. Está fabricado por HTC e icorpora la versión 2.1 de Android (interfaz de aspecto tridimensional y dinámico, 5 escritorios, widgets, galería 3D sincronizada con Picasa, grabación de video en alta definicíon...) y no le falta de nada, entre otras cosas, sensores de proximidad y luz, cancelación de ruido gracias a un segundo micrófono, conector jack de 3.5 mm., etc.

    Y no es que esté descontento con mi Nokia 5800 sino todo lo contrario, pero sospecho que en cuanto tenga la oportunidad me voy a hacer con este auténtico iPhonekiller en el que se va a convertir el Nexus One.